jueves, marzo 31, 2005

No tenemos Talento

Rimbaud

No tenemos talento, es que

no tenemos talento, lo que nos pasa

es que no tenemos talento, a lo sumo

oímos voces, eso es lo que oímos: un

centelleo, un parpadeo, y ahí mismo voces. Teresa

oyó voces, el loco

que vi ayer en el Metro oyó voces.

¿Cuál metro si aquí no hay Metro? Nunca

hubo aquí Metro, lo que hubo

fueron galope de caballos

en el espejo.

Pero somos precoces, eso sí somos, muy

precoces, más

que Rimbaud a nuestra edad; ¿más?,

¿todavía más que ese hijo de madre

que lo perdió todo en la apuesta? Viniera y

nos viera así todos sucios, estallados

en nuestro átomo mísero, viejos

de inmundicia y gloria. Un

puntapié nos diera en el hocico.

Gonzalo Rojas

domingo, marzo 27, 2005

Agridulce

¡Ay toronja perversa!
Mas amarga que dulce,
pero dulce.
Como eso que de las mujeres
dicen los hombres,
cuando no conocen
una de veras.

martes, marzo 22, 2005

Buenas noticias para las lectoras de Ramón Kuri

Este año saldrá una obra del maestro en Ediciones Coyoacán.
¡Y lo mejor!:
Editorial Siglo XXI en dictamen internacional, edita su obra sobre los jesuitas el año 2006.

Qué bueno por nosotros y por México.

Felicidades maestro

miércoles, marzo 16, 2005

un espectáculo con otro escenario

Posted by Hello
Todo se me evapora. Mi vida entera, mis recuerdos, mi imaginación
y lo que contiene, mi personalidad . Todo se me evapora.
Continuamente siento que he sido otro, que he sentido otro que he
pensado otro. Aquello a lo que asisto es un espectáculo con otro escenario.

Y aquello a lo que asisto soy yo.

El libro del desasosiego
Fernando Pessoa

domingo, marzo 13, 2005

Si eres capaz de revivirla

No escribas bajo el imperio de la emoción.
Déjala morir y evócala luego. Si entonces
eres capaz de revivirla tal cual fue,
has llegado en arte a la mitad del camino.

Horacio Quiroga

viernes, marzo 11, 2005

Sabina Sarmiento: En el aire se diluye

La ausencia de certezas absolutas y pontificales
que expresan sus poemas:
¿Cuál será mi nombre a la hora nona del invierno”,
da confianza;al no sentirse manipulado ni teledirigido
por la autora, el lector se entrega sin conflictos,
dispuestos a sentir la misma duda, a desentrañar
con Sabina la razón de ser de aquel dulce dolor de vivir.

Hoy se presentará su plaquette En el aire me diluyo
en el museo de culturas populares. Coyoacán.
19:00 hrs.

Sabina Sarmiento, Distrito Federal (1975).
Ha participado y aparecido en varias antologías en
diversos encuentros internacionales de
poesía.
Colabora en
la revista Cambio, y es reportera en
Radio Capital y del periódico ElDiario DF.

martes, marzo 08, 2005

Lety Ricárdez: Quebrarse ante los versos de esta alondra

Hay pájaros como el cenzontle, capaces de imitar los cuatrocientos
pájaros del bosque, y otros, como la alondra que se contentan con
alcanzar su propio timbre sencillo y primordial. Lety Ricárdez es
una alondra, como ella misma se define y dice: vivo feliz de lo que
soy. Pero he visto a hombres y mujeres recios quebrarse ante
los versos de esta alondra. ¿Por qué? ¿Por qué conmueve tanto,
en medio de tal vocinglerío, el gorjeo de una alondra? Porque suena
sencillo en su garganta el latido de su pequeño corazón cantando a la vida.
"Jardín encantado"
Esta mañana logre ver
reflejada en el agua
la esmeralda.
Palpitaba en el pecho
del frágil colibrí.

domingo, marzo 06, 2005

Ivan Buenader

La página de Ivan Buenader está por aparecer. Para preparar su llegada presento las siguientes direcciones donde se puede encontrar información sobre las vanguardias poéticas:


http://www.merzmail.net/laescritura.htm

http://www.proyectovenus.org/ramona/home/anunciantes/interferencia/diccionario.html

http://www.ucm.es/info/especulo/numero18/campal_m.html

http://www.revista.agulha.nom.br/ag29albalat.htm

Kiaraluna

Ayer, un buen amigo me diò esta direcciòn y me dice que aquì
viven los
enamorados de las palabra, los servidores fieles y
los que amàndolas y
sirvièndoles se han convertido en los
amos de las palabras.


Kiaraluna, cuánta razón tienes me siento esclava y ama,
pero sobre todo esclava de las palabras.
Tal vez sea una palabra la que me hace respirar.

Bienvenida.