lunes, abril 25, 2005

Vejez

Sucede casi siempre: mucho tiempo antes de que uno sepa que es viejo, los demás lo saben y lo dicen.

Miguel Gutierrez Najera

13 comentarios:

Malakatonche dijo...

La vejez es un estado mental: Luzifer, mi amá, se quedó estacionada en los 40 años, ya no va a envejecer nunca más; en cambio el Davihito, mi apá, por mandado y ojete ya chochea a sus cincuenta y tantos.¨

Por otro lado, codearse de chaviza nunca hace daño.

¿Una limonada de pukis?

Azoe dijo...

oorales, no sabes el gusto que le da a uno entrar a un blog hasta ese entonces desconocido y encontrarse entre los links, gratchie ;)

Diva Estrella dijo...

malakatonche, es cierto. Cada quién tiene la edad que quiere. Y sí, estar en contacto con los chavos te hace rejuvenecer un poco.

Laudanum dijo...

hola Raquel, buscaré los libros que me recomendaste, gracias.

También gracias por visitar mi blog, no dejes de hacerlo y comenta cuando desees :).

Saludos a destiempo.

Malakatonche dijo...

La palabra la escuché por primera vez de boca de uno de los astros multitasking olvidados por el tiempo, por la sociedá y por su una vez ávido público: Jorge Arvizu "el tata"; en aquel entonces, la interpretación que se le dio en mi tierna infancia equivalía a la manita de puerco (cuando eso ni era), pero la excusa para andar torciendo brazos ya estaba dada.

Cuando me vi en la necesidad de iniciar un blog para molestar a alguien (no existe mejor motivación) decidí modificar la gramática y hacerlo ad-hoc a las necesidades de la web, así nació Malakatonche, cuando el Gran Diccionario Enciclopedico Ilustrado me mira de manera desaprobadora y reza:

Malacatonche m. Mex. Juego, que en Tabasco se llama trapiche, y que consiste en montarse los muchachos, haciendo balance, en los extremos de un madero largo, que gira sobre un pivote a modo de astil.

Y si era; has de saber, por cierto, que no soy el único Malakatonche around: hasta grupo tengo, nomás cheque el dato. Incluso fui invitado a magno concierto para que pudiera afirmar al mundo entero que eso si es.

Tantán.

Raquel Olvera dijo...

Entonces sí tenía que ver también lo que te dije antes no? lo leíste?

Malakatonche dijo...

Me faltó algo, la letra de la canción de mi blog:

Artist: Kasabian
Album: Kasabian
Title: LSF (Lost Souls Forever)


I'm on it, get on it
The troops are on fire!
Ya know I need it, much closer
I'm treading just a little more
Step on it, electronic
The troops are on fire!
I'm much deeper, a sleeper
Waiting for the vinyl trip

Come on it, get on it
I'm carving through a letter bomb
I need it, like potions
These drugs are just an hour away


Come on it, electronic
A polyphonic prostitute, the motor's on fire
Messiah for the animals

Ahhh, oh come on!
We got our backs to the wall!
Ah!
Get on!
And watch out!
Sayin, "Yer gonna kill us all!"

Ahhh...I'm on it, get on it
The troops are on fire...

Malakatonche dijo...

Iiis, tenía todo que ver.

Paulina M. dijo...

Yo no quiero ser vieja, desde ahora ahorraré y cuando empieze a chochear me operaré para restirarme la cara todas las veces que sea necesario, así podré ser joven eternamente, aunque mis ojos se vean eternamente sorprendidos y el resto de mi cara no tenga movilidad alguna.

Seré la Verónica "Big Vero" Castro de mi tiempo.
¡¡¡Eh!!!

Tristán Estar dijo...

Por eso mi papá no toma café, dice que esas cosas de viejos... Chale.

Raquel Olvera dijo...

Por si las dudas me fui a comprar un lienzo de algodón bien alegre y me hice un vestido de primavera y hoy andueve así de florecitas y muy curra me la pasé todo el día.
Gracias por las porras. Además ya pasó la luna llena (soy de plano bien lunática, no lo puedo evitar) Y ya salió el libro de Amaradás, y me aceptaron mi tema de tésis y ya va a salir nuestro libro colectivo y hartos bloggeros me están visitando. (y me estoy aprendiéndo el poema Muerte sinfin de Goroztisa y eso me tiene muy entretenida). ¡Viva la vida!

Lo-que-serA dijo...

Sabes que envejeces cuando te empiezan a abandonar tus vicios.
Eso leí.
Por si las moscas, persisto.

Tristán Estar dijo...

Jeje... Los vicios. Primero viejo a perderlos.