jueves, marzo 02, 2006

Gratuito

Hace unos días alguien tuvo la bondad de recordarme que sigo siendo lo que siempre fui:
Una potranca vestida por la velocidad del viento.

Estoy agradecida.
De pronto me sentí serena.
No estoy loca.
No soy la única que me veo.

6 comentarios:

voyeur dijo...

bueno, eso es genial. todos precisamos un poco de eso. y si nos lo dicen, bienvenido sea.

cariños.

noemi dijo...

Rico, que lo reflejen a uno,no?
Bueno, a veces es terrible.
Depende.

El Enigma dijo...

Ahhhh... son esos detalles los que hacen que uno desee caminar siempre en esta vida.

Saludos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Pedro (Glup) dijo...

Una potranca vestida por la velocidad del viento
Es una curiosa autodefinición.
¿Eso eres? ¿así te ves/ven?
Es bello el mundo de la poesía.
Lo duro es vivir aquí abajo.

ivanbuenader dijo...

Pos no, mi reina!
No eres la única que te ves.
Hay un par de chavos ahí en el barrio que te ven también, y con unos ojos... :)

palabraserrantes dijo...

Es una contradicción porque definir siempre implica poner límites, no?
Pero qué bonita definición!
Y qué bueno el reflejo!