miércoles, mayo 18, 2005

Tanatos y Eros

a Roberto Borja

Tu mano —serpiente lúcida—,

comulga con la piel de mi extravío.

A su paso por el contorno íntimo de mi brazo

esquirlas de hierro erizan.

Tocada por ti

soy el cuerpo que se desprende

de las cosas húmedas;

sólo el pudor me adhiere a la materia de mis huesos.

10 comentarios:

Bitacoras.com dijo...

Agregada al canal D.F.

Un saludo

Tristán Estar dijo...

Ay, Rachel. Ese poema no tiene tantita. No te dije antes que me gustaba un chingo? No tienes verso de descanso. Te pasas... Este poema hasta me lo sé.

:)

Raquel Olvera dijo...

Ay Tristá gracias mil. En estos día en que el sistema nervioso me re papalotea me ayudan mucho los apapacho de mis amigos.

ivanbuenader dijo...

"TU" mano - serpiente lúcida ;)

Tristán Estar dijo...

Ya ves? Mejor hubiéramos ido a echarnos esos pulques.

Raquel Olvera dijo...

Bueno, lúcida lúcida, más bien lucida, pero sobre todo: Lúdica.
Esos sí.

Raquel Olvera dijo...

Si hombre, le quedamos re mal a Mal a Malakatonche.

Ya habrá ocasión de re-ponernos.

Jaime dijo...

Es tremendamente expresivo... tanto que te veo desprendida de las cosas húmedas, erizada de hierros, y... y tengo que preguntarme cómo serías si el pudor por fin te despegase de tí misma. Yo imagino que no habría versos suficientes para contener tu poesía.
Un saludo.

Raquel Olvera dijo...

Lo bueno es que muy jóven conocí ese verso de López Velarde del íntimo decoro, que si no...

Raquel Olvera dijo...

Se puede leer viendo la foto de:

http://inniinn.blogspot.com/2005/05/del-amor.html