martes, agosto 15, 2006

Quiero decir y que la voz responda

I
Dormía en la casa de Eva. Era la siesta vespertina, un rayo de luz abrió mis ojos, el sol incidió en un relieve del repujado en metal con que estaba empastado finamente el libro llamado: Pensamientos.


texto escrito para la presentación del libro de Lety Ricardez en Oaxaca

gracias por esto mi querida Lety. Lo estoy presumiendo, ¿ok?

5 comentarios:

Dra. Kleine dijo...

Dioses! que emocion! yo quiero ser de grande como una de ustedes! ohhhhh! las admiro!

Eleonaí dijo...

Hola Raquel:

En los comentarios del blog de Lety, mi paisana, me encontre el tuyo, seguí la guía y aquí estoy, leyendote.

Emotiva la presentación del libro de poemas de Lety, que aún no conozco. Esa descripción de la portada es evocadora de arte.

Te seguire leyendo.

Lety dijo...

Ok mamita, ok, mira que no lo había visto y me encanta que lo subieras.

Te beso con todo mi cariño

manuel dijo...

Un saludo a la aguantadora Oaxaca

angel dijo...

Toda una vida cabe en el deslumbramiento de ese destello (relieve y planicie de metales) de los pensamientos que el silencio sostiene gracias a una Eva a la que no le falta una sola costilla de la tarde.

Saludos...