martes, junio 28, 2005

burrada

Miren la burrada que tenía escrita en mi tesis, (por suerte todavía no la publico):

· Don Juan Ignacio Castorena y Urzua

El 31 de julio de 1668 nació a la edad de 65 años.

19 comentarios:

Hamletmaschine dijo...

Zaz... pero es una errata con cierto encanto...

Saludos ;)

Raquel dijo...

No Tocaya! Aguas con esos errores, aunque son de los que dan risa, no?
Un saludote y felicidades por tus niños.

Tristán Estar dijo...

No te hagas, suele suceder. Acuérdate de la vecina que tenías de chirris, que nació con su escoba barriendo su jardín...

(¿Doña qué era la ñora?)

Además ese Castorena, pa mi gusto, siempre fue un viejo.

;)

No, señor. No es ningún error. Voto por que lo dejes así.

Raquel Olvera dijo...

Hamletmaschine:
Sí, creo que hasta suena poética.

Tocaya:

Gracias, sí, me morí de la risa, tantas veces que pasé por ahí y no lo vi!

Tristán:

Doña Bertita, eso si pasó, yo lo vi, por ésta: chuick.

Raquel Olvera dijo...

Tristán, no le hagas él fue el que hizo que se conociera doña Sor Juana la famosa, para esos tiempos se necesitaba tener alma jóven para reconocer el poderío de una mujer, (para esos y para estos)

el baloO* dijo...

jijiji detallitos...

voto por que lo dejes así, es comico e imperceptible a la primera lectura =P
saludos
vaE*

Lo-que-serA dijo...

Acuérdate del que nació a los treinta y tres años; por ahí descubriste una verdad poética y si a la histórica no le cuadra, qué le vas a hacer, poeta.

El Enigma dijo...

Bueno, si te preguntaran di que nacio ya grandecito por un fuerte trauma in utero, lo que desarrollo lazos duraderos con su madre, tipicamente llamado, edipo no finalizado.

Saludos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Raquel Olvera dijo...

Baloo:
¡Eres tigre, me encantan los tigres! Pues ni a la primera ni a la tercera, leí no sabes cuántas veces esa parte además de las que me la revisaron ¿Verdad lo-que-será? y no nos dimos cuenta, la verdad me encantaría dejarlo así, pero tiene más de 8 años que me retrasan el trámite del título por cualquier fregaderita, dicen que es dificil entrar a la esmeralda pero es más díficil salir.
Bienvenido allá voy a tu bló.

Raquel Olvera dijo...

lo-que-será:

Huidobro?
así quedará pues, pero acá entre nus, porqué de allá ya me quiero iiiiiiiiiiiirrrr. está bien que quiero a mi escuela pero ya estuvo bueno.

Raquel Olvera dijo...

Enigma:
Me encantó tu argumento como para una novela de lo absurdo.
(qué absurda se ve la palabra absurda)

Silencio V_2.0 Release 3 dijo...

Pues se escucha bastante bien.

Jaime dijo...

Suena muy bonito nacer a una cierta edad. A mi me hubiera gustado intentarlo. Aunque quizás elegiría haber nacido un poco más joven que él.

Raquel Olvera dijo...

Silencio, se oye bonito.

Jaime:
Me acordé que una vez anunciaron que había nacido en 1866, a sea que nací de 100 años, no está mal. Con razón luego me dicen que soy alma vieja. De que edad te hubiera gustado nacer y porque?

Tristán Estar dijo...

Sabes? Ese Castorena además es el padre del periodismo mexicano. Sí. Entonces está mejor que no haya nacido tan viejo. Está bien.

...


Yo quiero ver tu tesis.

tulita dijo...

Raquel, eso me recuerda una cita extraña sobre los nacimientos diurnos:
El día en que yo nací el suelo estaba cubierto de nieve y el sol crepuscular teñía las ventanas de enfrente de una antigua melancolía roja, como en sueño.
Caminaba hacia mi casa, tenía seis años...
"Ma folle naissance crepusculaire" J. Kerouac
Gracias,RAquel, por los comentarios en mi blog. Estoy de vuelta.

Raquel Olvera dijo...

Tulita!
Qué gustazo.
Eres bienvenida.

Jaime dijo...

Pues pensaba en nacer niño de diez u once años para evitarme algunos tragos ingratos... pero ahora que lo pienso mejor me gustaría haber nacido centenario para todo lo contrario; para que todos los tragos de la vida me hubiesen dejado su sabiduría innata.

Lety dijo...

Mamita tu eres la maga de lo imposible. Como no escribir eso, si aún no cumples los cuarenta y ya tienes una hija de cincuenta y siete, cuéntales como le hiciste.
Y mejor de una vez te felicito (porque el día que lo bautizas no pódré) por ese hijo que acabas de dar a luz con tremendo esfuerzo después de cuantos años de embarazo ¿no te digo pues?
Y además diste a luz el hijo de muchos, entre ellos hijo de tu hija, y también hijo de mi hijo, ¡que enredos Jesús que enredos! Mejor explícales tú, que sólo tú podrías.