martes, noviembre 08, 2005

Este silencio no tiene que ver con la presión que la realidad ejerce sobre mí;
sino con el compás que marca tu ritmo.
(y el mío)

Es mi sangre, es tu sangre.
Tu respiración ;
la mía.

Lo que comes, lo que bebes.
Lo que respiras.

Lo que con tu vida
estás afirmando.

3 comentarios:

Raquel Olvera dijo...

Mi deber era hablar de poética. Pero me ganó la vida.

Kramer dijo...

Ritmo, mentes curvas, avance y retroceso, ideas curvas, todo asciende y desciende, caminos curvos, ida y vuelta, sentimientos curvos, flujo y reflujo, la ebriedad es curva, respiración y aspiración de Brama, palabras curvas, día y noche, estaciones del año, amor curvo, risa curva, dolor curvo; sin pereza ni prisa, acompasados...sin prisa, sin reposo...como el tiempo que a ritmo se sujeta coon la música, en medio de la música, con o sin trémolos, morendos, calderones, in crescendo o staccata. Danza del alma entre las sombras. Vigorosa armonía como hombre agonal que dirige su mirada.

Lobis dijo...

Enhorabuena, Raquel...