lunes, agosto 15, 2005


Posted by Picasa

5 comentarios:

Tristán Estar dijo...

Dios santo!!!

(Y mira que me salió solita esta expresión, con lo ateo que soy, ja)

Pero es que miro tanta agua y me regresa el eclecticismo.

Ahora mismo me hinco y rezo a la diosa Tantaagua.

El Enigma dijo...

Yo veo tanta agua y me da sed ... jejejejeje, ojo, nada de andar crudo, pero es que asi me pasa.

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Raquel Olvera dijo...

Me encantó eso de la diosa Tantagua, es mi diosa. Te acuerdas del espiritu del agua?
¡Lo encontré! ´ta cabrón, no sé si mi pobre corazoncito habrá de resistirlo. En fin, eso de que el poeta no renuncia es pura farsa; en una de esas es que sí renuncio, pero también la renuncia es un compromiso. ¿No es cierto?

Enigma, como dice Martí:
Tengo sed, más de un vino que en la tierra no se sabe beber!
La verdad, a todos aquellos que somos sedientos por estirpe, estas cataratas nos calmarían por completo la sed.
Su brisa es tan potente y suave que te moja por dentro.
Ay, mamachita ya me puse poética tan temprano!

Tristán Estar dijo...

Of course que me acuerdo. No hay como el espíritu de Chigna, pero este está caaabrón.

Por otra parte, yo opino que le pongamos un altar vritual a la diosa Tantagua.

Raquel Olvera dijo...

Sí, pongámoselo!